Nube y Agua

Nube y Agua
El desapego de las nubes...la humildad del agua

domingo, 11 de febrero de 2018

¡LLEGÓ!




Jorge Pena a bordo del REMOLÓN acaba de llegar a Antigua. Termina así lo que para mi ha sido una auténtica machada, sise  me permite emplear este lenguaje machista). Ya el cruzar el Atlántico a remos me parece una epopeya, (que no califico de "machada" ya que ha habido varios equipos femeninos en la la regata). Lo que pasa es que lo de Jorge ha sido bastante más complicado.
   La salida de la regata Talisker, desde la Gomera, se tuvo que aplazar ya que había vientos duros y muy mala mar. Hay que tener en cuenta que estos barquitos son cascarones de nuez de 7 metros, o sea pequeños, pequeños. 
   En la primera semana ya se produjo el gran problema. Jesús de la Torre compañero de Jorge y promotor de la aventura, tiene que abandonar por encontrarse indispuesto. Tengo entendido que el barco de la organización lo tuvo que ir a recoger. Lo normal es que Jorge hubiese también abandonado, dadas las circunstancias. Pero él decidió seguir... Un equipo médico evaluó su estado físico para ver si podía llevar a cabo la travesía en solitario sin más riesgos de los que ya por sí tiene. Hay que tener en cuenta que el barco llevaba una carga de víveres y equipo para dos personas. Tendría que remar con un peso extra   que estaba pensado para dos remeros. 
   La meteo no ayudó. Vientos  mantenidos de más de 20 nudos, con rachas de más de 30 nudos y olas que alcanzaban los 5 m. Y todo ésto solo, sin tener a nadie que te haga un relevo, sin tener a nadie con quien comentar y quejarse de la situación. Sólo en un cascarón de nuez en medio del Atlántico, sin posibilidad de retorno. Me imagino sus pensamientos y emociones, sus miedos en esas noche tan oscuras agitado por olas tan grandes como el bote, que en esas circunstancias tiene tendencia a cruzarse a la mar y de ahí al vuelco hay sólo un par de segundos...  Estar una larga temporada en alta mar sin contacto humano, uno mismo consigo mismo, sabiendo que ante una emergencia la  ayda puede tardar varios día es una experiencia que sólo pueden llevar a cabo gente que tenga muy bien amueblada la cabeza, pero que muy bien. Aún así, le experiencia, (incluso acompañado) deja su marca. Ya las cosas no son iguales, no pueden serlo.
   Por si fuera poco, cuando faltaban como dos semanas, se le rompió la bomba de la desaladora. La bomba de respeto que llevaba, una ola que rompió encima e inundó la pequeña cabina donde iba guardada, la dejó inservible. Tuvo que recurrir a la desaladora manual, o sea que después de su jornada de remo, ¡debía "remar" con la bomba manual para tener agua potable!
   La aproximación a English Harbour, en Antigua, no ha debido ser fácil. De nuevo la meteo decidió no colaborar y vientos de más de treinta nudos y olas de 5 metros entraron en acción. Pero Jorge, es mucho Jorge.
A fin hoy (noche de allí) ha hecho su entrada triunfal con 14 kg menos en el cuerpo y la satisfacción de haber realizado una de esas gestas que muy pocas personas (y muy pundonorosas) llegan a realizar.
   Desde aquí Jorge te envío mi admiración y mi más sincera enhorabuena a ti y los tuyos.
   Es una pena que gestas de este tipo no tengan en los medios el mismo eco  que los cotilleos que todos los días tenemos que tragar









martes, 30 de enero de 2018

Por favor...





   "Por favor, no me mandes más correos sobre el exceso de consumo y ecología" me dijo una persona muy querida a la que de vez en cuando le mandaba informes sobre cómo nuestra ansia de consumo está acabando con los recursos, llenando el planeta de basura, ( que no la tengamos a la vista, no quiere decir que no esté) y generando esclavitud, sobre todo en los países del tercer mundo, esos que están tan lejos que no alcanzamos a ver a sus habitantes y que producen en larguisimas jornadas de trabajo , en condiciones laborales de esclavitud, esa ropa tan guay que compramos a bajo precio para usarla cinco veces y luego tirarla.
   Me entristeció su demanda, debo ser sincero. Luego el tiempo, que suele ser una especie de disolvente de la emociones me hizo ver las cosas de otra manera. Esa actitud de profunda y hasta orgullosa ignorancia voluntaria se crea todos los días  a través de los medios y la sociedad.
   Nuestro ego viene a ser una especie de agujero negro que procura tragarse todo lo que nos apectece, nos da placer o lo hace crecer. Siempre ha sido así, lo que pasa es que ahora las técnicas de neuromarketing, la omnipresencia de la publicidad y los medios (que precisan de la publicidad para sobrevivir) nos proporcionan más información y hay muchas más cosas para desear.
   Somos adictos a la droga del deseo,(yo el primero) y la publicidad nos vende la moto eficientemente. La publicidad es calcada a esos "videoclips" que pasan por nuestra mente para convencernos a nosotros mismos de lo necesario que es un producto, una relación o un servicio. Cuando lo obtengamos, seremos plenamente felices para siempre. Son totalmente convincentes, (¡una imagen vale más que mi palabras!). Se hiperdestacan las bondades de lo deseado,  se obvian sus aspectos negativos y si tratamos de resistirnos al mensaje, el "videoclip"mental se hace viral , hasta que caemos en la tentación. Al poco tiempo lo conseguido deja de satisfacernos y la mente, con la ayuda inestimable de la publicidad, nos vuelve a proponer otro objetivo ineludible y ¡vuelta a empezar! No aprendemos. O sea muy parecido todo al mecanismo de la adicción.
   En esas circunstancias es normal que no queramos ver la parte negativa, enormemente negativa, las consecuencias funestas que tiene para una parte de la sociedad y nuestro entorno, (aunque el entorno nos pille lejos, no hay barreras), de eso que no parece tan atractivo y necesario. Si nos informamos de esas consecuencias nefastas, del impacto medioambiental y social de nuestros caprichos (que catalogamos como "necesidades") y las  asumimos, empezamos a sentirnos algo mal. Disonancia cognitiva se llama. Deseamos,-ansiosa mente- algo pero al mismo tiempo sabemos que la satisfacción de ese deseo produce unos efectos indeseables y entonces se crea una tensíon, (otra más), en nosotros. Eso de estar sometidos a tensiones internas no nos gusta, así que empezamos a racionalizar, ( para darnos el gustazo prohibido de forma justificada frente al respetable), con argumentos que no podemos negar:
- " Total por una vez"
- "Bueno uno más y lo dejo"
- "Porque yo lo valgo"
-  "Me lo merezco"
- " Si no lo haces tú lo hará otro"
- " Todo el mundo lo hace"
- "Consumir crea puestos de trabajo"
Y el definitivo: "¿Realmente voy a salvar el planeta por privarme de ésto?"

   Y así una vez y otra, volvemos a seguir los dictados de nuestra adicción y para sentirnos moralmente satisfechos, lo llamamos LIBERTAD.
   Todos en algún momento nos hacemos trampas al solitario y poco a poco el planeta, (con todos nosotros dentro), Se va a la mierda,(racionalmente)
   No esperemos ayudas del estado para luchar contra esta adicción. El Estado la favorece, por razones no difíciles de entender...

lunes, 29 de enero de 2018

¡Por fin la lluvia!




   Después de tanto esperarla, al fin apareció y no sólo dejó sus buenos cuarenta litros de agua, que buena falta hacían, también esas pequeñas maravillas que se producen en el entorno cuando llueve y que suelen pasar desapercibidas.
   Hasta los contenedores de basura tienen un brillo especial. El banco de la plaza, que hoy parece barnizado, se toma al menos, la mañana de descanso, hasta que se seque. Cada hoja de pino retiene una gota de lluvia, que partirá con la primera racha de viento y la malla metálica mantiene prisioneras las últimas gotas de lluvia. 
   ¡Todo un espectáculo!




Lluvia nocturna.
Pasear a la perra
entre los charcos



Sale el sol.
Debajo de los pinos
aún llueve...


Todo mojado.
El banco de la plaza
 hoy sin clientes


Fin del chubasco.
En la malla metálica
aún quedan gotas

miércoles, 20 de diciembre de 2017

martes, 12 de diciembre de 2017

Ignorancia (voluntaria)



   Estamos viviendo una época que bien se podría llamar " de la información". En la antigüedad la información accesible a una persona que viviese en una tribu, en una ciudad amurallada estaba limitada a lo que podían ver sus ojos. La aparición del lenguaje permitió acceder a la información más allá del aquí y ahora gracias a lo que le contaban sus vecinos o viejeros de otras tierras o mayores que ellos. La escritura con los medios que se utilizaban como libros, periódicos panfletos permitió ir abriendo el campo del conocimiento, a quién quería tenerlo, claro, porque eso de leer un escrito exigía un cierto esfuerzo y no digamos el de analizarlo. Pero aún así la transmisión era aún lenta. Una carta escrita desde la otra orilla del océano tenía que atravesar las procelosas aguas durante muchos días hasta que llegaba a su destino y las noticias se conocían a veces con demasiado retraso para tomar decisiones. A veces de hecho ni se conocían porque el barco se hundía víctima de temporales o de piratas.
   Sin embargo ahora la información nos llega casi de forma instantánes, radio, televisión permitieron ampliar la profundidad y velocidad en la que podíamos conocer lo que había ocurrido en cualquier parte del mundo. No digamos lo que ha supuesto la explosión de comunicaciones actuales, internet, face book, tweeter, correos electrónicos whats app...etc nos permiten vivir "on line" cualquier suceso, (que nos interese). Sin embargo, aún con todo ese arsenal, la comunicación tiene grandes deficiencias. Si no lo creen comparen la visión del mundo que tiene, por poner un ejemplo de actualidad, un entusiasta independentista con la de un ardoroso partidario del artículo 155... Y es que no basta con que exista el acceso a la información, es tremendamente importante que la queramos recibir y analizar.





   El "poder" y entiendo por tal la entidad que tiene la capacidad de emitir la información que le interesa, la emite con suficiente fuerza y frecuencia como para que genere una determinada visión del mundo en aquellos que la reciben. ¡¡¡¡Ahhh mi visión del mundo!!! Una de las propiedades más apreciadas en la actualidad. Estamos dispuestos a discutir acaloradamente con quien nos la quiera arrebatar, llegando hasta las manos y si las circunstancias lo favorecen hasta matarnos. Un consejo, no intenten jamas convencer a alguien de que está equivocado, aunque sólo sea en parte. Es realmente peligroso. Pueden poner a su disposición multitud de datos objetivos, que siempre los pondrá en duda. Mark Twain ya advertía que "es más fácil engañar a alguien que convencerlo de que lo han engañado" y es lógico... Si nos convencen de que hemos sido engañados tenemos varios problemas;
1- Podemos pensar que somos tontos y que nos van a tomar como tales
2- Se nos derrumba toda una visión del mundo que hemos creado con mucho esfuerzo, abase de aceptar informaciones en base a que nos venía bien creerlas, que nos beneficiaban, o que reforzaban una visión del mundo ya definida, en vez de aceptarlas por la realidad de los datos
3- Perderíamos nuestro lugar en "esa tribu" que opina como nosotros y que nos da tanta fuerza para seguir creyendo en esa visión. Se espera que por pertenecer a un detrminado país nivel socioeconómico o cultura, o equipo de fútbol... tenemos que tener un determinado pensamiento, debemos gustar de determinadas cosas y comportarnos de una determinada manera. De hecho nos llamarían ¡"traidores"! si no lo hacemos. Pero hay excepciones. Mucha gente cambia de opinión pero la inmensa mayoría sólo cambia de opinión si la nueva visión le beneficia o beneficia a los suyos. Si el cambio se produce por una actitud reflexiva aceptando datos "prohibidos" mal asunto...
4- Tendríamos que cambiar de actitud, si es que queremos ser consecuentes con la nueva visión. Eso es difícil, aparte de por el rechazo de la "tribu" porque nos privaría de muchas comodidades y posesiones que son compatibles o ensalzadas en nuestra cosmovisión y eso no es cómodo.

    Reconocer que la base sobre la que se asienta nuestra "realidad" se basa mucho en "lo que me beneficia", en "deseos"  y que no se apoya en datos reales, nos obliga entonces a buscar una salida airosa. En su muy recomendable libro "ADICCIÓN AL PENSAMIENTO", Pedro Jara dice que el hombre no es un ser racional sino racionalizador. Tenemos un deseo, un capricho un impulso y nos da vergüenza admitir que es irracional, por eso lo racionalizamos. Un ejemplo Si de una forma consciente o incosciente me gusta sentirme poderoso por encima de la chusma, me gustaría comprame un coche enorme alto y super potente. Los que me vean dirán a mi paso " Ahí va un triunfador". Pero nos da vergüenza, porque en el fondo nuestro ego tambien quiere en muchos caso ser conocido por sus virtudes morales, así que racionalizamos el capricho y decimos que lo compramos, por que "duran más" "son más seguros" y demás chorradas, (que pueden ser hasta ciertas. Tendrá un consumo demencial de combustible, pero eso demuestra que me sobra el dinero, como para ocuparme de esos "pequeños gastos" (¡¡así se me verá aún más triunfador!!), no digamos si utilizo el coche hasta para pasear al perro a la esquina...
   ¿Qué pasa si un día leo que la emision de las gases de efecto invernadero -que emite mi coche y los demás- están sobrecalentado el planeta y que a la larga pueden producir una catástrofe medioambiental a nivel planetario, o que el petróleo que mueve mi coche tienen sus años contados , (a precio asumible), o que por el tubo de escape emite un dulce y apenas visible veneno que genera una gran cantidad de problemas sanitarios y hasta muertes en las grande urbes? Pues tendré que poner en duda esas afirmaciones, buscaré informaciones, "estudios cientificos", teorías que contradigan todo lo anterior. Insultaré con todo mi repertorio, (que es muy amplio), a cualquier autoridad o grupo que se oponga a "mi libertad" de ir en un coche de 5 toneladas y motor de varios litros, (con el consiguiente consumos disparatado de combustible y  emisiones de GEI. Es lo menos, porque si empiezo a aceptar lo que dicen los científicos, (no los políticos) debería venderlo y plantearme mi movilidad de forma más incómodo y menos glamurosa.
    Para cambiar (perdiendo), hace falta una buena dosis de desapego y de humildad, ( y mucha valentía) y en la sociedad en que vivimos esas tonterías no son bien recibidas. Así vamos... Preferimos enfrentarnos, (a muerte, si hace falta) con los que no tienen las "piezzas del puzzle" que tengo yo, en vez de intentar informarnos de cuántas piezas se compone el puzzle y juntarnos con los otros para terminarlo completo, ¡hasta ahí podíamos llegar!

martes, 5 de diciembre de 2017

Rompecabezas




   Una vez leí una frase que venía a decir algo así: "la verdad está fraccionada. Nuestra tarea es ir juntando los pedazos si la queremos conocer" Yo diría que es más bien un rompecabezas de muchas piezas, que juntas forman una imagen, pero que se encuentran desperdigadas.
   Podemos, si queremos acceder a todas las piezas y tratar de juntarlas, lo que sin duda conlleva dedicarle bastantes horas. Hay más problemas. ¿Sabemos cuantas piezas contiene el rompecabezas? ¿Están todas presentes o alguien tiene unas cuantas escondidas?
   Nos ponemos a la tarea y cuando nos pregunten pasado un tiempo qué imagen completa contiene el puzzle completo debemos dar una respuesta coherente.
   Sin embargo el tiempo pasa con demasiada velocidad para terminarlo. Incluso es posible que sólo juntemos unas cuantas de forma que sólo tengamos un 10% del rompecabezas terminado.¡ Aún así debemos contestar! Vivimos tiempos donde la urgencia prima sobre la importancia. Todo el mundo opina según las piezas que tiene juntadas y nosotros no podemos ser menos. De hecho es frecuente que los que tienen menos piezas juntas y son más vagos quieren imponer "su" verdad a los que tienen imágenes más completas.
    A lo mejor la imagen que hemos conseguido formar  es  de unas olas. Otro de una planta y un tercero de la cara de una mujer. Nuestras respuestas no son coincidentes, como es obvio pero a pesar de que tenemos sólo una pequeña fracción de nuestro rompecabezas terminado damos nuestra opinión: El rompecabezas es una imagen del mar, el otro dira que va de plantas y el tercero dirá que  de mujeres y como no hay coincidencia empezaremos a discutir y hasta pegarnos si es necesario, sobre todo  si hay una buena recompensa para quien acierte el tema real del rompecabezas
   En realidad el rompecabezas tenía la imagen de una mujer en la orilla del mar sosteniendo una flor. Nuestras opiniones no eran incorrectas a pesar de la divergencia, lo incorrecto era extrapolar de "mi"imagen parcial para deducir una imagen total.
   La verdad, de lo que pasa "ahí afuera" nos llega así y la pelea por quien acierta ocurre todos los días. Cuando además hay intereses poersonales, políticos o económicos, las "piezas de la verdad " que nos llegan no son aleatorias Según convenga se nos dan de una zona u otra del puzzle y con ellas elaboramos la verdad, creamos una realidad que consideramos única , (los demás están equivocados) ("la nuestra" es la correcta) y somos capaces de matar por ella.
   En vez de imponer nuestra verdad a los demás podríamos haber investigado con ellos si esa aparente incoherencia parcial de las imágenes que cada uno tenía formada podría integrarse en un todo que correspondiera a una mayor aproximación a la realidad. Pero no. Prefiero "mi", ( la palabra "mi" es clave) a intentar llegar a una mayor aproximacion a la realidad con "los otros"
Así nos va...

miércoles, 29 de noviembre de 2017

lunes, 13 de noviembre de 2017